La práctica del Pacto de Cuota Litis

munequitos-maza
Imagen extraída de Internet

No es ninguna novedad la utilización del llamado Pacto de Cuota Litis como medio de pago de honorarios al abogado. Se trata de un pacto que surge en el seno de las relaciones entre abogados y clientes, conforme al cual ambos acuerdan el pago de un porcentaje del éxito económico que obtengan en juicio.

Es conocida la práctica de este pacto desde años atrás. Aunque este sistema de remuneración sea muy frecuente en Estados Unidos, en Europa su práctica ha sido admitida por los profesionales del sector jurídico pero de forma atenuada; es decir, se acuerda el pago de una cantidad fija y, a su vez, de una cantidad variable que dependerá del éxito final que se consiga en el litigio. No obstante, ante la urgente necesidad de captar clientes, los despachos de abogados se han visto “obligados” a tener que poner en marcha de nuevo este tipo de pactos. De este modo, podría hablarse de una cierta proliferación de la cuota litis en las relaciones entre abogados y clientes.

Este pacto ha surgido mucha controversia durante los ultimos años. Lo cierto es que la puesta en práctica de este pacto está expresamente prohibida por la normativa de la Unión Europea. Es el Código Deontológico de los Abogados de la Unión Europea, como norma uniforme cuya aplicación se pretende sobre cualquier Abogado que opere profesionalmente dentro del Espacio Economico Europea, el que establece la prohibición de estos pactos en su artículo 3.3, en los siguientes términos:

3.3. Pacto de Quota Litis.

     3.3.1. El Abogado no podrá fijar sus honorarios con arreglo a un pacto de quota litis.

     3.3.2. El pacto de cuota litis es un acuerdo celebrado entre el Abogado y su cliente antes de la terminación definitiva de un asunto en el que el cliente es parte, en virtud del cual el cliente se compromete a pagar al Abogado una parte del resultado del asunto, pudiendo ésta consistir en una suma de dinero o en cualquier otro tipo de beneficio, bien o valor.

     3.3.3. No se considerará pacto de cuota litis el convenio que prevea la determinación de los honorarios en función del valor del litigio encargado al Abogado, siempre que dicho valor se fije de conformidad con una tarifa oficial de honorarios o esté admitida por la autoridad competente de la que depende el Abogado.

Al respecto, cabe citar la Sentencia del Tribunal Supremo de 4 de noviembre de 2008; sentencia histórica que se atreve a derribar esta prohibición del pacto de cuota litis y declararla nula argumentándolo en la vulneración de las normas de la libre competencia. El fallo de este tribunal no solo implica que los Colegios de Abogados ya no pueden sancionar a los abogados que ejerciten su actividad en contra de esta prohibición deontológica, sino que además, da rienda suelta a la práctica de la cuota litis.

En tiempos de crisis, la competencia entre abogados por conseguir clientes se ha visto aumentada; así puede apreciarse en los numerosos anuncios en medios sociales y televisión que van proliferando poco a poco. Esta competencia entre abogados favorece al cliente, pues hay despachos que ofrecen honorarios más bajos poniendo en práctica la cuota litis. No obstante, bajo mi punto de vista, en algunos casos esta práctica puede implicar que el abogado asuma la posición de interesado en el pleito, pues la cuantía variable acordada entre el abogado y el cliente dependerá única y exclusivamente del éxito que se obtenga en sede judicial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s