¿Oposición o Impugnación a la Apelación?

Emitida la sentencia por el tribunal competente, las partes disponen de un plazo de 20 días, desde su notificación, para la interposición del recurso de apelación ante el órgano a quo (art. 458.1 LEC). En caso de que dicha resolución impugnada fuera apelable y el recurso se interpusiere en plazo, el Secretario Judicial dispondría de 3 días para tener por interpuesta dicho recurso.
Posteriormente éste dará traslado a la otra parte para que en el plazo de 10 días presente, ante el Tribunal que dictó dicha sentencia impugnada, escrito de oposición o, de impugnación en lo que la resolución apelada le resulte desfavorable.
Interpuesto el recurso de apelación, el Secretario Judicial dará traslado al apelado para que manifieste lo que crea conveniente sobre la admisibilidad de la impugnación durante un plazo de 10 días.

A grandes rasgos, éste sería el procedimiento a seguir en el caso la interposición de un recurso de apelación y su posterior oposición o impugnación. Pero donde quería centrarme es en la distinción existente entre una figura y otra, ya que mientras la primera se fundamenta en el principio de contradicción, la segunda es un verdadero recurso de apelación, donde el apelado se convierte en apelante.

Para empezar, la figura de la oposición, supone que el apelado interpone dicho escrito ante el tribunal que dictó la resolución apelada. La forma que debe revestir este escrito es la misma que para la interposición del recurso, exponiendo las alegaciones en que basa su oposición. La parte apelada podrá alegar la inadmisibilidad de la apelación, pues contra la providencia en la que se tiene admitido el recurso, no cabe recurso alguno, pero sí cabe oposición (art. 458.3 LEC). El apelado en su escrito de oposición podrá alegar todos los motivos de fondo o procesales en los que basa su oposición, con la única intención de conseguir evidenciar la inadmisibilidad, desestimación o improcedencia del recurso de apelación interpuesto.

El objeto del recurso no siempre habrá de circunscribirse a lo que conste en el escrito de presentado por el apelante. La Ley da a la parte apelada una segunda oportunidad para impugnar la sentencia de primera instancia a la vista de la apelación iniciada por su contrario.

Es importante señalar que en la antigua regulación a esto se le llamaba adhesión a la apelación, pero ahora se le denomina impugnación por el inicialmente apelado. Esta impugnación a la apelación, habrá de realizarla el apelado mediante escrito ante el órgano a quo en el plazo de 10 días (461.1 LEC). En lo que se refiere al contenido de éste escrito, la propia Ley te remite a lo previsto para el escrito de interposición del recurso (art. 461.2 LEC). De esta manera, el apelado (que en este caso se convierte en apelante) deberá formular “las alegaciones en que base la impugnación”. Resulta evidente que ésta impugnación por la parte inicialmente apelada, se convierte en una verdadero recurso. Interpuesta la impugnación, el apelado se convierte en apelante, solicitando en su escrito la revocación de la sentencia de instancia, o de parte de ella, y su sustitución por otra que le sea más favorable. Muchos autores consideran esta figura como “una apelación subordinada en el tiempo”, ya que es condición indispensable para la interposición de este recurso que la otra parte apele.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s